Katherine Armstrong murió envenenada con arsénico por su esposo (1921), él ya no la soportaba por ser neurótica, controladora y…